fbpx

Carrera y curso pesaban igual

Cuando mi inscribí en el curso de Monitor de Tiempo Libre de la Escuela Don Bosco lo hice pensando en que sería una gran oportunidad para complementar mi formación universitaria. Al término del mismo, supe que, a niveles prácticos, carrera y curso pesaban por igual.

Gracias a la escuela tuve la oportunidad de conocer grandes profesionales con los que adquirí herramientas y destrezas que hoy en día son indispensables en mi vida personal y profesional. Además, tuve la suerte de compartir pupitre (es una expresión, la mayor parte del tiempo lo pasas de pie realizando y diseñando técnicas de dinámicas de grupos) con personas con las que a día de hoy, cinco años después, sigo teniendo relación. 

Fueron unos meses increíbles, en los que diversión y aprendizaje iban de la mano. Así pues, si me preguntan si recomendaría a alguien esta formación, a boca llena y con la mano en el corazón diré que sí. (F.L.2014-2015)

LA FORMACIÓN, EL PLACER MÁS NOBLE

El mejor experto también fue un día aprendiz. Por este motivo, durante los días del 1 al 6 de agosto en Sanlúcar la Mayor ha tenido lugar la tradicional Escuela de animadores. Cambian los formatos, quizás incluso los contenidos y los modos de obtener la titulación, pero permanece el genuino estilo salesiano que sigue contagiando a cientos de jóvenes que se enamoran del estilo salesiano a través de la formación.

Como cada año, pedí a los participantes de mi Casa – actualmente Jerez Lora Tamayo – que me entregaran una valoración personal de la experiencia vivida.

Y las respuestas obtenidas me han llevado a escribir estas líneas. No somos conscientes– o sufrimos a veces amnesia – del enorme bien que estamos haciendo y la huella que trazamos en el corazón de tantos muchachos y muchachas.

Una de los jóvenes participantes decía literalmente: ”El ambiente de la escuela era unambiente de familia en el que estábamos todos para todos. He conocido a personas que se han convertido en referentes en mi vida. Me lo he pasado muy bien y he recibidomucha formación muy importante y esencial para un animador salesiano.”

En esa misma línea se expresaban otros muchos: “Estoy muy satisfecha con el trato recibido, resaltando el tiempo de dedicación que le ha dedicado cada profesor para darnos lo mejor de ellos mismos en el momento de la explicación del tema, la dinamización de actividades que han ido alternando con el contenido y el acompañamiento del profesor durante cualquier tipo de actividad tanto grupal comoindividual”.

Parafraseando a Séneca, ningún viento es favorable para el que no sabe dónde va. Por suerte, este grupo tendrá más fácil dominar las posibles tempestades que con toda seguridad encontrarán en su vida. Y es que la formación, será un tesoro que seguirá a su dueño a cualquier lugar.

Desde aquí mi más sincero reconocimiento al loable trabajo que realiza la Escuela Don Bosco de Tiempo Libre. Muchos hemos pasado por sus aulas, como docentes y como profesores. Y en ambas etapas, el resultado fue el mismo: quien se atreve a enseñar, nunca debe dejar de aprender. ¡Gracias!

Marco Antonio Martínez Moreno SDB (03/09/2019)

Mi paso por la Escuela Don Bosco

«Estar en la Escuela Don Bosco para obtener el titulo de Monitor de Tiempo Libre ha sido una experiencia enriquecedora en todos los sentidos. He crecido tanto en lo personal como en lo profesional, adquiriendo muchisimas cualidades de cara a mi futuro laboral.»

C.F.M (12/09/2019)